viernes, 23 de octubre de 2020

333 AÑOS CAMINANDO JUNTOS. LA IDENTIDAD DEL PERÚ FORJADA AL CALOR DEL CRISTO MORENO

0 comentarios

Bajo el lema: "Con el Señor de los Milagros, resucitemos como Perú ¡Ahora!", Monseñor Carlos Castillo, arzobispo de Lima, egresado sanmarquino, en colaboración de los obispos titulares y auxiliares de la Gran Lima nos escriben una documentada y cordial carta pastoral por el mes morado con motivo de los 333 años de la primera procesión.

En la madrugada del 20 de octubre de 1687, un tsunami arrasó con el Callao y parte de Lima, derribando la capilla edificada en honor a la imagen de Cristo, quedando solamente erguida la pared del Cristo de Pachacamilla o de las Maravillas. Tan terrible evento originó que se confeccionara una copia al óleo de la venerada imagen que, por primera vez, saliera en andas por las calles circundantes al muro sagrado. Desde entonces sólo una vez dejó de salir al encuentro el Cristo Moreno y fue a causa de la infausta Guerra del Pacífico, como registró el diario El Peruano, el 20 de octubre de 1882:

"La romería que en estos dos últimos días se acostumbraba hacer sacando en procesión por las calles de Lima la efigie del Señor de los Milagros, no se ha realizado este año…".

El historiador José Antonio del Busto, al caracterizar la identidad nacional, distinguía la patria (nacida hace 15.000 años con el ingreso de los primeros cazadores nómadas a nuestro territorio), la nación (surgida en el siglo XVI con los primeros mestizos, especialmente con Garcilaso) y el estado (libre y soberano desde el 28 de julio de 1821 con la proclamación de la Independencia). Su determinación de autonomía le convierte en país "independiente, uninacional, pluricultural, multilingüe y mestizo". Víctor Andrés Belaunde acuñó el término de "peruanidad" como proyecto y utopía de una solidaridad en marcha, y la convicción de un somos, un podemos y un debemos ser; es la "síntesis viviente", como simbiosis de valores culturales y espirituales lejanos y cercanos, con sus mitos, tradiciones y costumbres, y que se remoza constantemente por su propio impulso vital y con un destino propio, personal.

Pocas realidades encarnan de modo tan pleno este concepto como la del Señor de los Milagros como aglutinador de los peruanos, tanto los que viven dentro como fuera del Perú. En nuestros tiempos de globalización que amenazan con una colonización cultural uniformadora, la devoción al Cristo Moreno es una garantía para afianzar la peruanidad ("hagamos grande nuestro Perú" –se canta en el himno) sin cerrarse al diálogo intercultural, tal como desea la Iglesia. De hecho, el Señor de los Milagros se está convirtiendo en auténtico embajador del Perú en el mundo.

Dos declaraciones oficiales estatales sobre el Señor de los Milagros lo reconocen. La primera del año 2005, la Resolución Directoral Nacional Nº 1454/INC del Instituto Nacional de Cultura, y su declaración de la "Festividad del Señor de los Milagros" como Patrimonio Cultural de la Nación. La segunda, el Proyecto de Ley Nº 4022/2009-PE, convertido en Ley Nº 29602, por la que se declara al Señor de los Milagros como Patrono del Perú, "símbolo de religiosidad y sentimiento popular" del Perú. http://jabenito.blogspot.com.es/2013/09/la-devocion-al-senor-de-los-milagros.html.

El P. Armando Nieto, que fue presidente de la Academia Nacional, en la última ponencia pronunciada antes de fallecer, en la Facultad de Teología Pontificia Civil de Lima, el 18 de mayo del 2016, afirmó que a pesar de los terremotos fuertes y violentos de 1655, 1687, 1746 y 1970 en el Callejón de Huaylas; después en 1974 muy fuerte también. La pintura no se ha perdido, la pintura del Señor de los Milagros no se ha perdido. Citó al profesor José Sánchez del Departamento de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Católica del Perú  que "no se trata tanto del milagro objeto de complejos y después de discernimiento sociológicos, sino de hechos y acontecimientos que forman parte de la realidad de necesidades casi urgentes del pueblo: necesidad de trabajo, necesidad de curación, el hambre de restablecer la armonía familiar, reparar una ofensa, recobrar la fe perdida por la muerte de un ser querido y tantas otras. Son fuente de milagro, en que el pueblo ha puesto toda intervención positiva y estas dimensiones de la vida cotidiana constituyen un verdadero milagro -tan extraordinario y divino, como lo fue la resurrección de Lázaro. Tras los milagros está la presencia sagrada, sobre todo la vida de Jesucristo del Evangelio, el mismo Señor de los Milagros, es la pura verdad".

Como explicaba el Dr. P. Manuel Marzal S.J., antropólogo, el milagro es aquel hecho extraordinario que no se puede probar de ninguna manera científicamente de que haya ocurrido y que entonces hay que atribuirlo a Dios. El pueblo recibe muchos milagros. Milagro es la solución a una situación límite, cuando una persona no encuentra ninguna salida posible, en cualquier tipo de circunstancias que ocurran. En mi programa radial "Perú, Tierra ensantada", los cuatro domingos del presente octubre he podido compartir más de cien testimonios enviados a la web de Radio María provenientes de todos los rincones del Perú.

Por primera vez en la historia bimilenaria de la Iglesia, el papa rezó el pasado viernes santo en solitario ante la inmensa plaza vacía de San Pedro y brindó la bendición y la indulgencia plenaria al mundo por la pandemia de la covid todavía nos azota. Presidía la celebración el crucifijo milagroso de la "Gran Peste" de la iglesia romana de San Marcelo, que fue sacado en 1522 en procesión por los barrios de Roma para invocar el fin de la peste que la asolaba.

También por este mismo motivo, el Papa Francisco acaba de enviar una paternal carta en la que se une a la oración de los peruanos "al Crucificado implorando su misericordia y el cese de la pandemia que aflige también a esa querida tierra", recordándonos que, "en la ciudad de Lima, como en todos los demás rincones del Perú, el mes de octubre está marcado por la especial veneración al Señor de los Milagros, Jesús crucificado, fijo e inmóvil en la cruz, no por la fuerza de los clavos sino por su amor infinito, es la prueba más linda del amor de Dios hacia el amado pueblo peruano. Se muestra como el "Emmanuel", Dios-con-nosotros que, silencioso sale al encuentro de su gente para darle vida y consuelo, y abarcarlo en el abrazo inmutable de su misericordia y perdón".

Nuestros obispos nos piden que "resucitemos como Perú, ahora", viviendo este tiempo como un gran retiro espiritual, de oración, de conversión, de compromiso efectivo con el hermano más necesitado.

José Antonio Benito, historiador

Read more ►

sábado, 29 de agosto de 2020

SANTA ROSA DE LIMA, MÁS ALLÁ DE LA MITOLOGÍA ISABEL FLORES DE OLIVA, PROFETA DE LA SANTIDAD LAICAL

0 comentarios


SANTA ROSA DE LIMA, MÁS ALLÁ DE LA MITOLOGÍA

ISABEL FLORES DE OLIVA, PROFETA DE LA SANTIDAD LAICAL

 

Dr. Julián Aparicio Aparicio, psicólogo

 

Isabel Flores de Oliva se torna Rosa de Lima, luego de América y Filipinas; esto es, pasa del YO en que se enquista la persona en el intento vano de afirmarse y encontrar sentido, al NOSOTROS del yo donde el ser humano encuentra plenitud por condicionamiento filogenético, antropológico y místico.

 

Filogenético porque el yo sin dirección hacia el otro no existe; antropológico porque el yo sin el entorno social no existe, y místico porque el YO ES UN NOSOTROS PERSONAL.

 

La Santísima Trinidad es el nosotros personal del que el ser humano toma forma real y por el que solamente puede alcanzar plenitud, en el nosotros del yo de sus hermanos.

 

Los santos son la muestra eficiente de esta realidad e Isabel -una mujer porque la mujer es el origen de toda humanidad, incluyendo la eclesial- es la muestra y seña para el Nuevo Mundo, y desde él para la aldea global de nuestro siglo, del camino a seguir.

 

Es la forma de salir de lo mítico a lo místico como camino ordinario del desarrollo personal; del YO-Isabel, al NOSOTROS-Rosa porque el yo con todo lo que nos subyuga en cada tiempo (autoafirmación, seguridad personal, identidad, autoestima etc.)  es un mito del que es preciso curarse como es preciso pasar del egocentrismo de la infancia y su fantasía mitológica, al nosotros de la adultez y su realidad participativa y, entonces, habremos dado el paso a la dimensión mística, habremos pasado de la intuición de lo que podemos ser, al misterio de lo que somos: el nosotros del yo o expresión de la vida trinitaria comunicada a los demás.

 

La santidad laical de Rosa de Lima (notros del YO) fue puesta para América y el mundo por el Espíritu con tal fuerza e ímpetu que, desde el día de su muerte "opacó socialmente" a la santidad clerical de su tiempo (Toribio de Mogrovejo, Francisco Solano, Martín de Porres, Juan Macías y 60 causas de canonización más) sólo comparable con la eclosión de fe universal suscitada con la muerte de Teresa de Calcuta en nuestro tiempo; profeta nuevamente de la santidad universal a la que está llamada la humanidad entera (y, una vez más por una mujer)

 

 

LA METAMORFOSIS OBRADA POR EL DIOS DE LA HISTORIA EN SU VIDA

 

Leer la metamorfosis de Isabel a Rosa (del yo al nosotros del yo) llevada a cabo por el Espíritu Santo con Isabel, despojándola de los lenguajes mitológicos de los hagiógrafos de la época para poder ver la realidad profética (lo que Dios ha obrado en nosotros) nos exige asumir una clave: "Dios asume nuestra historia y la transforma (de Isabel Flores a Rosa de Lima) con nosotros", nunca sin nosotros, para los demás, para que no nos pertenezca nunca más porque, en adelante, sólo seremos "nosotros-Rosa de Lima", más todavía "Rosa de Santa María" como a ella le gustaba ser llamada.

 

De Isabel Flores, como de todos los seres humanos -de nosotros también-, en orden a su santificación -a nuestra santificación-, Dios asume, es decir, cuenta, sin pretender cambiar, con el carácter, la historia (familiar, social, cultural, eclesiástica, femenina), la fantasía erótica de la vida espiritual, sus límites caracteriales. Veamos uno a uno.

 

1- El carácter: Isabel era, como el común denominador de los latinos, marcadamente emotiva (Emotividad alta), lo que la hizo muy sensible ante todos los valores entre los que se destacaron tres con significación profunda; el apego a su madre, la piedad por los pobres y menesterosos y la apetencia sensible de Dios.  Por el apego a su madre no pudo asumir la vida monástica como forma de vida; por la misericordia con los necesitados plasmó la acción apostólica bautismal o sacerdocio real, y por la apetencia sensible de Dios fue sometida a desolaciones continuas durante 15 años hasta que aprendió, con la experiencia, que una cosa es la fantasía infantil y adolescente de la vida mística y otra la vida en Dios.

 

Estaba dotada, también, de impulso creativo y afán transformador de la realidad que la circundaba (Capacidad Energética para la Acción).  Esto la impulsó a asumir las circunstancias económicas-familiares como responsabilidad solidaria y subsidiaria a través del ejercicio del trabajo considerado idóneo para una mujer de su tiempo; participó en las circunstancias de salud asistencial precaria, de su época, con eficiencia (formación y trabajo); denunció operativamente las circunstancias de explotación social obrera.

 

Tenía marcada tendencia a la sistematización (Resonancia Secundaria) que alentó su actuar por la perseverancia desde el silencio productivo (trabajos, ascesis), el silencio comunicativo (diálogo desde la obediencia con las autoridades civiles y religiosas) y el silencio interactivo (acción apostólica laical)

El Espíritu asume el carácter de Isabel y, con su aporte, la transforma en Rosa de Santa María que, luego de su muerte, entrega al mundo como Rosa de Lima

 

2- La historia familiar de Isabel estuvo signada por la imagen predominante de la madre con la que guardó una identidad emocional de dependencia tan fuerte que no pudo vencer y por la admiración crítica a su padre de quien aprendió, en los "obrajes de Quives" (hoy Sta. Rosa de Quives) minas de las que fue intendente, lo que eran las miserias humanas derivadas de la codicia de los poderosos.

De ambos aprendió a mirar objetivamente la realidad de la existencia y dar respuesta desde el evangelio, desde Dios, a los problemas de manera mística, esto es, práctica.  Había que enfrentar una realidad económico-familiar precaria (13 hermanos, 5 sobreviven) con el aporte subsidiario de todos.

 

3. La historia social estaba marcada por las luchas de poder y sojuzgación de clases y naciones; era una realidad social de explotación (pecado social) que era preciso criticar de manera adulta, esto es, conjugando en forma realista y práctica los verbos denunciar, anunciar y comprometerse al margen de si las autoridades (civiles y/o religiosas) lo hacían o no, se implicaban en el cambio o eran parte de la injusticia social.  Isabel, transformada por el Espíritu en Rosa criticó de manera eficiente (asistencial), evangélica (obediencia denunciadora con sus confesores y penitencial) y profética (modélica para el mundo; se enfrentó a las autoridades) desde la preparación profesional (habida cuenta de las limitaciones de su tiempo; fue su maestro el médico Juan del Castillo) y la ejercitación asistencial indiscriminada hacia los menesterosos.

Fe de lo dicho fueron las exequias que demoraron una semana en poderse realizar por el aflujo de gentío (con el desorden criollo correspondiente) que lo impedía, al que no tuvo más remedio que unirse la autoridad religiosa (arzobispo y cabildo) y civil (gobernador y cabildo) Fue reflejo evidente de la sentencia evangélica: "el árbol se conoce por sus frutos; el bueno da frutos buenos, el malo, da frutos malos"

 

4. La historia eclesiástica estuvo regida por el rigorismo moral pre-jansenista que imponía la destrucción del cuerpo, como supuesto para liberar el alma que nunca llegó a identificar con el espíritu y mucho menos con la expresión del Espíritu Santo en nosotros.  Consecuencia de ello fueron el conjunto de comportamientos penitenciales que, leídos desde la teología mística del hoy, son expresiones de patología psico-religiosa que Isabel asume como parte de la expresión de Dios a través de la historia social-eclesial.  Pero la verdadera penitencia de Isabel fue la asumida, como Rosa, de los trabajos, la oración personal y litúrgica y la desolación espiritual, expresiones de la esponsalidad mística.

 

5- La fantasía erótica de la vida espiritual o apetencia de experimentación de gozo, alegría y complacencia en el encuentro con Dios, propia de todo adolescente (por igual en la vida cronológica que en la vida espiritual) que Isabel tuvo y que el Espíritu Santo se encargó de purificar durante 15 años, tiempo durante el cual diariamente en la oración solamente experimentaba aridez, desolación y desgano por la vida espiritual. 

Es el mismo proceder del Espíritu del Padre con todos sus hijos cuando oculta a sus mentes la comprensión de los hechos de la historia, el sentido de los acontecimientos de nuestras vidas, la experiencia del dolor y sufrimientos entre los seres humanos y especialmente entre los inocentes. Desde los 12 años, hasta los 27 la desolación (Dios mío, ¿por qué me has abandonado?) de su inteligencia emocional fue labrada hasta convertirla en la inteligencia interpersonal-comunicativa-racional de aceptación de Dios en la historia al ritmo que sus hijos se lo permiten y Él asume como propio.

Esta transformación de Isabel en Rosa fue posible por la participación de ésta (el Espíritu de Dios en ella, con ella) a través del trabajo perseverante (auténtica penitencia) en la vivencia de un conjunto de virtudes:

Ø  Espíritu de piedad: Tú eres mi Dios, yo tu esclava (hija, diría hoy)

Ø  Espíritu de oración: Personal o doméstica (iglesia doméstica); Eclesial o litúrgico-eucarística.

Ø  Espíritu penitencial: En el que el trabajo transformador positivo de la vida ocupó (como hoy  recuerda el Vaticano II a todos los laicos de los que Rosa es profeta) un rol primordial; como penitencia ordinaria (bordar, coser, labrar el huerto) para subsidiar las necesidades económicas de la familia numerosa y así aliviar la fatiga de los padres, y como penitencia extraordinaria (asistencia a los pobres y enfermos) como expresión del silencio comunicativo para redimir las situaciones de injusticia social (que hoy propone el Vaticano II como campo específico del quehacer apostólico de los laicos)

Todo esto fraguó el DESPOSORIO MÍSTICO ("ex pondum allii... quitar el peso al otro") vocación a la que todo bautizado está llamado, sin distinción: ser esposos de Cristo porque somos su iglesia, su esposa, que se inició con María y estamos llamados, cada cristiano, a plenificar en cada ser humano mediante la asunción del peso de sus penalidades, de su dolor, de su pecado (penitentes pro-ecclesia que dijera F. Rielo; mediante la asunción del peso del Cuerpo Místico de Cristo, de toda la humanidad, porque así lo hizo Él y nos lo encargó: "hagan esto en mi memoria")

 

6- La historia cultural femenina de su tiempo; La mujer educada había de ser tutelada y resguardada (con poco roce social) siempre, primero por los padres y luego por el cónyuge escogido según conveniencia.  Había de ser educada por recatadas mujeres modélicas (o beatas; Luisa de Melgarejo cumplió este cometido con Isabel).  Adiestrada en artes (música, bordados, costura, enfermería etc.)

Sólo se liberaban de este "corsé educativo-social" las mujeres del pueblo, por saturación, coraje e inteligencia libertaria como Micaela Bastidas en su tiempo.  Rosa es un ícono que superó estos estigmas y los moral-religiosos desde la obediencia y el silencio comunicativo; se reveló desde el fuero de su conciencia y la obediencia al Espíritu Santo.

 

7-  Los límites caracteriales. Isabel fue llamada para ser religiosa clarisa, por la hermana de Sto. Toribio, pero en el camino hacia el monasterio no pudo superar el apego emocional que por su madre tenía, lo que interpretó en oración, como un signo de Dios para hacer opción por amar y servir a Dios desde el laicado en lo que Lacordaire llamó "La milicia de Cristo" o Tercera Orden de Sto. Domingo o mejor llamada "la vida religiosa en los Hogares Domésticos". 

 

SU GRAN APORTE PARA NUESTRO TIEMPO DE PANDEMIA: IGLESIA DOMÉSTICA

 

Inauguró lo que cinco siglos más tarde denominarían el Vaticano II, iglesia doméstica, centro de donde ha de dimanar la santidad laical en el mundo para llegar a donde la iglesia jerárquica, frecuentemente, no puede llegar y, desde ese actuar, transformar la sociedad según el Espíritu de Cristo.

 

Cuando el Espíritu Santo asumiendo los condicionantes que nos forman, (como los que componían la vida de Isabel) nos transforma, esto es, nos lleva más allá de nuestra forma (Rosa de Lima) nos despoja de nuestro Yo efímero para que, no perteneciéndonos, seamos de todos y adquiramos el Yo del Nosotros. 

 

Entonces se opera el único verdadero milagro: la transformación mística, la transfiguración en mística deidad de la metafísica deidad.

 

Se realiza, como en Rosa de Lima, la expresión para siempre y para todos (ecclesia) teándrica: Dios en el ser humano, con el ser humano.

 

¡Cuántas lecciones para nuestro tiempo de pandemia!

 

Más datos: http://dialogandojuntos.blogspot.com/

Read more ►

sábado, 22 de agosto de 2020

Maricela Zárate, del I.S. "Discípulas del Señor" de México, falleció víctima del covid el 14 de agosto

0 comentarios

Maricela Zárate Gómez, miembro del Instituto Secular "Discípulas del Señor", falleció víctima del covid el viernes 14 de agosto, fiesta del "loco de la Inmaculada" P. Kolve y víspera de Nuestra Señora de la Asunción. En su twiter la Dra. Dra. Isabel Carvajal @estelais anota el 14 de agosto "Mi maestra se va tempranamente por este virus. Fue un honor conocerla, tratarla y aprender de ella, una flor al cielo, gracias maestra".

Maricela Zárate Gómez, primera cirujana pediátrica de Nuevo León, jefa de servicio de cirugía en el Hospital Universitario. Catalogada como una de las mejores cirujanas de Monterrey (México), experta en " Dolor abdominal en el niño, Cirugía torácica infantil, Circuncisión". https://www.youtube.com/watch?v=TtyYV70RcNU  y dedicada en cuerpo y alma durante 5o años a su profesión lo que valió reconocimientos académicos y cívicos.

Es egresada de la Universidad Autónoma de Nuevo León y del hospital IMAN (Institución Mexicana de Asistencia a la Niñez (así se llamaba en ese tiempo) en la Ciudad de México. Ha trabajado exclusivamente en el Hospital Universitario y la casa de reposo. Además, impartió clases de cirugía durante más de cuarenta años.

Autora del libro "El paradigma de una Mujer Cirujana" Edición Kindle. En el mismo cuenta

"Primeramente, mi idea esencial fue hacer medicina; posteriormente, cuando estuve estudiando la carrera, me gustó mucho la cirugía y por eso decidí enfocarme en ella. En el mismo hospital, me ofrecieron empezar a ejercer cirugía pediátrica. Aparentemente, solo iba por un año y me quedé por cinco, pero todo eso fue para mi beneficio, para saber hacer las cosas".

 

Ha sido una de las primeras en formar parte del Instituto Secular Discípulas del Señor, fundado por el sacerdote Pablo Cervantes Perusquía, en Monterrey (México), el 3 de noviembre de 1944.

Como recuerdo entrañable de su vida siempre contaba que el 10 de mayo de 1990, entregó las ofrendas de la Misa en Monterrey y le dio una cariñosa palmada como gratitud: https://www.youtube.com/watch?v=bWEpgjTBHhQ.

Siempre colaboró en el impulso de los Institutos Seculares de México, CISAL Y CMIS. Descanse en paz.

 

Las Discípulas del Señor se definen como Instituto Secular de Derecho Pontificio que vive la consagración a Dios dentro del mundo a imitación de Cristo Maestro, llevando una vida equilibrada entre la oración y el apostolado siendo luz del mundo y sal de la tierra santificando el diario actuar ofreciéndolo a Dios en los diferentes ambientes del trabajo, familia y sociedad.

La vida del Instituto Secular "Discípulas del Señor" empieza a vislumbrarse en 1936 en unos ejercicios espirituales de silencio que realiza Leonor Tijerina Gutiérrez, en el que experimenta un deseo insistente de consagración total a Dios con un compromiso formal que incluyera los votos de la vida religiosa, para dedicarse al apostolado en medio del mundo.

Los motivos que animaban a Leonor, incansable propagandista de Acción Católica, eran la gloria de Dios, la santificación de las almas y la propia santificación. Fue hasta los ejercicios de 1939 cuando cristalizó este ideal. El predicador de estos Ejercicios era el Padre Pablo Cervantes, a quién confió su deseo.

Dios había inspirado al Padre Cervantes algo similar. Desde 1926 pensó en la fundación de un Instituto religioso seglar, había cultivado un pequeño grupo de muchachas a quienes daba una esmerada formación espiritual y le animaba a seguir estudios superiores para servir mejor en el mundo. Pasaron largos años de preparación silenciosa y perseverante.

 

 En 1939 el Padre Cervantes recibe la piadosa confidencia de Leonor y se unifican los dos proyectos. El Padre pide a Leonor que redondee su idea delante de Dios para descubrir Su Voluntad y ambos, guiados por el Espíritu estudian el Proyecto, lo afrontan y le dan vida.

 

 Después de delinear la Obra en todos sus detalles y describirla en un proyecto de Estatutos, la Srita. Leonor se presenta con el Excmo. Sr. D. Guillermo Tritschler, Arzobispo de Monterrey para solicitar aprobación, quién en septiembre de 1944 dio el permiso para comenzar.

 

 El 3 de noviembre de 1944 el Padre Pablo Cervantes entregó a Leonor Tijerina los documentos oficiales de Erección de la Sociedad como Pía Unión, junto con la aprobación de los Estatutos y una carta donde Mons. Tritschler lo nombraba su representante ante la Sociedad y encargado de la formación espiritual del grupo.

 

La reunión inicial se realizó el 2 de noviembre de 1944. El 18 de diciembre de ese mismo año inician catorce aspirantes el Noviciado y diez de ellas hacen su Primera Profesión dos años después, el 18 de diciembre de 1946, comprometiéndose a vivir los Consejos Evangélicos en el mundo, como se especifica en los Estatutos.

 

 En diciembre de 1947, después de la promulgación de la Próvida Mater Ecclesia, documento D. Guillermo Tritschler y Córdoba y en abril de 1949 recibe contestación afirmativa de la Sagrada Congregación de Religiosos para erigir la Pía Unión "Discípulas del Señor" en Instituto Secular de Derecho Diocesano.

 

 El 18 de diciembre de 1949 el Excmo. Sr. Tritschler erige canónicamente al Instituto Secular "DISCIPULAS DEL SEÑOR", con reconocimiento oficial desde su fundación en 1944. Se le asigna como apostolado específico la mujer que trabaja fuera del hogar.

 

 Después de que S.S.  el Papa Juan Pablo II dio su consentimiento, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, el 16 de octubre de 2002 declara de Derecho Pontificio al Instituto Secular Discípulas del Señor con todos los derechos y obligaciones inherentes y aprueba el texto de sus Constituciones.

 

Read more ►

Llenar el corazón de profecía y de esperanza. ENTREVISTA A LUCÍA ALVEAR. Revista ESTAR, nº 323, agosto, 2020, Madrid (España)

0 comentarios

№ 323 • AGOSTO • 2020
JOSÉ ANTONIO BENITO entrevista a LUCÍA ALVEAR
Llenar el corazón de profecía y de esperanza
Estar se complace en presentar a Lucía Alvear Ramírez, residente en la ciudad de Medellín (Colombia). Autora del libro Secularidad Consagrada en el Magisterio de la Iglesia (Barranquilla, 2015). Miembro del instituto secular Fieles Siervas de Jesús, Instituto de Vida Consagrada de Derecho Pontificio fundado en Colombia en 1941, por la dirigente de la Acción Católica Feme- nina Mercedes Ricaurte Medina y el sacerdote eudista francés, Andrés Bas- set, quien le imprimió la espiritualidad de san Juan Eudes. Protagonista en los primeros pasos de la Conferencia Mundial de Institutos Seculares (CMIS), ha impulsado vigorosamente la comunión y la misión de estos en Colombia y América Latina. Como profesional ha ejercido en el sector Financiero y como asesora de varias Fundaciones Filantrópicas. En apretada síntesis, nos compar- te su vocación, su profesión y su misión en sus más de 60 años llenos de vida.

  1.  ¿Cómo fue tu vocación? El ambiente cristiano de la época, y la inquietud juvenil de poder realizarme en un ideal de entrega al Señor en medio del mundo, me llevaron a un grupo de Acción Católica y allí se inició la búsqueda, Mercedes Ricaur- te lideraba la Juventud Católica Femenina en Colombia. No fue una conquista personal. La llamada de Dios a vivir la especial consagración en medio del mundo tiene lugar en una condición humana, en una persona no preparada, sucede como una sorpresa. Poco a poco, a través de la vivencia de esta vocación, se comprende la dimensión de la llamada, se responde por gracia de Dios y se asume, gracias al proceso de la formación particular del Instituto, enriquecida por el carisma fundacional y la espiritualidad propia.

2.  Acompañando a la FECIS, CISAL y a la CMIS Cuando ingresé en el Instituto en 1958, percibí especial cercanía con Merceditas Ricaurte, su Fundadora, y se fortaleció una excelente amistad apoyada por el afecto y la confianza. El acompañarla durante tantos años en los trajines del Consejo General y en su trabajo con los institutos seculares, significó para un aprendizaje maRavilloso. Con el paso del tiempo ocupé muchos de sus cargos, fui su sucesora en la dirección general del Instituto varias veces. Su testimonio de vida, su amor a la Iglesia, la integridad de sus procederes y el ánimo dispuesto a acoger a todas las personas, fueron para es- cuela de espiritualidad que se ha proyectado en los años de vida en el Instituto.

A partir de la invitación que la Sagrada Congregación hizo a Merceditas en septiembre de 1970 a Roma, al pri- mer Encuentro Internacional de Institutos Seculares con su santidad Pablo VI, y con otras responsables de 92 ins- titutos, ella comprendió que se abría un amplio horizon- te y no vaciló en asumir el gran compromiso de apoyar y promover la vocación de la consagración secular.

Fui testigo privilegiada de sus numerosos logros: Ser protagonista de la creación de la Conferencia Mundial de Institutos Seculares (CMIS) y formar parte del pri- mer Consejo Ejecutivo. Mantener comunicación directa con los Oficiales de la Sagrada Congregación en Roma, desempeñar el cargo de Consultora de esa Congregación. Representar a los Institutos en el CELAM. Y, sobre todo, cultivar amistad con los Responsables Generales, muchos de ellos fundadores de sus Institutos, personas de gran experiencia.

Su incansable tenacidad la llevó a proyectar la vida con- sagrada secular a través de la Conferencia Mundial de Institutos SecularMIS), la Federación Colombiana de Institutos Seculares (FECIS) y la Confederación de Institutos Seculares en América Latina (CISAL). Ella se propuso localizar y conocer los institutos seculares en América Latina. Gracias a una intensa búsqueda por teléfono y correspondencia convocó dirigentes de Méxi- co, Ecuador, Uruguay, Santo Domingo y Colombia a un primer encuentro en Bogotá en el año 1973. Ese fue el inicio de los Congresos Latinoamericanos organizados por la Confederación de Institutos Seculares en América Latina (CISAL), entidad aprobada por la Sagrada Congregación.

Igual actividad realizó Merceditas con los Institutos que tenían presencia en Colombia, identificó aquellos procedentes de Europa con pequeños grupos en nuestro país. Infatigable labor desarrollada con éxito, se ganó la confianza de sus dirigentes, los asesoró aportando su experiencia y conocimientos. El fruto de este trabajo se concretó en 1977 en un primer Encuentro de Institutos en Medellín con la presencia del obispo monseñor Jesús Emilio Jaramillo, delegado de la Conferencia Episcopal. Fue evidente la necesidad de la integración y se nombró un equipo coordinador, que más tarde sirvió de base para la Federación Colombiana de Institutos Seculares (FE- CIS), como lugar de encuentro e intercambio, y cuyos estatutos aprobó la Conferencia Episcopal en 1982. Apo- yados en la FECIS, los institutos seculares de Colombia aceptaron la sede del III Congreso Latinoamericano de Institutos Seculares en Bogotá con la presencia de dos Oficiales de la Sagrada Congregación, monseñor Mario Albertini y monseñor Juan José Dorronsoro.

3.  Ante un mundo laico y, a veces laicista, desencantado y con falta de horizontes, ¿cuáles son los desafíos de los institutos seculares?

Te respondo radicalmente: Llenando el corazón de profecía y esperanza. En el marco celebrativo de los 50 años (1968-2018) de la Conferencia Latinoamericana de Me- dellín y ante el reto de la vida consagrada como signo de profecía y esperanza para el mundo de hoy, se me concedió la gracia de participar como presidenta de la FECIS, momento de intercambio que motivó la reflexión sobre la vocación del seglar consagrado, concretamente la secularidad consagrada.

En palabras del papa Francisco: «Vuestro permanecer en el mundo no es sencillamente una condición sociológica, sino una realidad teologal que os llama a estar consciente, atento, que sabe distinguir, ver y tocar la carne del hermano. Si esto no sucede, si os habéis distraído, o peor aún, si no conocéis este mundo contemporáneo, sino que conocéis y frecuentáis sólo el mundo que os es más cómodo o que os fascina más, entonces es urgente una conversión. La vuestra es una vocación, por su naturaleza, en "salida", no sólo porque os lleva hacia el otro, sino también y sobre todo porque os exige vivir allí  donde vive todo hombre» (A la Conferencia Italiana de Ins- titutos Seculares, mayo 2014).

Es importante saber identificar nuestro modo especí- fico de estar en el mundo. En este tiempo que plantea interrogantes profundos a la vida y a la fe, podemos preguntarnos: ¿qué significa para estar en la historia (la historia grande de los pueblos) y en las historias (la mía y la de aquellos que encuentro y que llenan mi vida cada día)? La profecía está en la llamada a no temer ningún lugar ni ninguna situación, sino por el contrario, estar dentro, contemplar y amar este tiempo, esta historia con esa mirada de bondad que nace en nosotros por el hecho de estar atravesados por el Bien (con mayúscula).

4.  Lucía, danos un mensaje final, en este monográfico de Estar sobre la vida consagrada secular. Recordemos al papa Benedicto XVI en su discurso con motivo del 60 aniversario de la constitución apostólica Provida mater Ecclesia: «La Iglesia os necesita también a vosotros para cumplir plenamente su misión. Sed semi- lla de santidad arrojada a manos llenas en los surcos de la historia. Enraizados en la acción gratuita y eficaz con que el Espíritu del Señor está guiando las vicisitudes humanas, dad frutos de fe auténtica, escribiendo con vuestra vida y con vuestro testimonio parábolas de esperanza, escribiéndolas con las obras sugeridas por la "creatividad de la caridad"».

Mil gracias, por tus generosas respuestas y, sobre todo, por tu profética y comprometida vida entregada al servicio de este carisma tan propio de nuestro tiempo

Read more ►
 

Copyright © Confederación de Institutos Seculares de America Latina Design by O Pregador | Blogger Theme by Blogger Template de luxo | Powered by Blogger