jueves, 21 de noviembre de 2019

FENIS EN EL BOLETÍN DEL ARZOBISPADO DE LIMA, 1990

0 comentarios

FENIS EN EL BOLETÍN DEL ARZOBISPADO DE LIMA, 1990
Read more ►

miércoles, 13 de noviembre de 2019

Ángel Riesco Carbajo, fundador del instituto secular de las Misioneras Apostólicas de la Caridad: Una vida dedicada al amor cristiano

0 comentarios

Una vida dedicada al amor cristiano

por Monseñor Francisco Pérez González

 Opinión 

13 noviembre 2019

Con gran alegría, el pasado mes de julio de 2019, la Congregación para las Causas de los Santos promulgó el decreto relativo a las virtudes heroicas del Siervo de Dios monseñor Ángel Riesco Carbajo, obispo de Tudela y fundador del instituto secular de las Misioneras Apostólicas de la Caridad. Siendo un niño emigró a Argentina. Fue en este país en donde leyó la frase colocada en la fachada de su colegio, y que supo hacer realidad a lo largo de su vida: "Lo que más vale en este mundo es ser bueno". La bondad no es un atributo de la pura voluntad sino del corazón enamorado de Dios y que hace posible que la voluntad se asocie a cumplir en todo momento el designio que el Amor de Dios propone. Dicho de otra manera: cumplir en toda obra y en todos los actos la voluntad de Dios.

Ángel Riesco Carbajo (1902-1972) fue obispo auxiliar de Oviedo (1958-1959) y obispo de Tudela (1959-1969), hasta que presentó su dimisión al Papa y se retiró a continuar su obra con los pobres y enfermos en La Bañeza (León, España).

Su carisma se fundamentó en las palabras de San Pablo: "Caritas Christi urget nos" ("El amor de Cristo nos apremia"), amor que se concretaba en el deseo y el esfuerzo por que todos los hombres encontraran el camino del amor que salva, conociendo la Verdad en Jesucristo y el Amor de Dios Padre. Un sacerdote decía de él: "La serenidad, la paz y el semblante apacible que invadía toda su persona y se irradiaba a través de su rostro reflejaban su talla gigante de un hombre insigne en todos los aspectos, aunque su humildad tratara de ocultarlo, de un apóstol, de un hombre de Dios, un obispo santo. Esa era la fama que le rodeó siempre, y no porque en él hubiera el más mínimo atisbo de ostentación. Nada afectado se traslucía en él. Le brotaba tan natural como el respirar. Me consta fue muy incomprendido y hasta orillado en sus años de episcopado, pero jamás perdió el temple ni salió de él estridencia alguna. Su mismo silencio en la contradicción y su paz se sumaron a los rasgos de un hombre que eligió los caminos del Espíritu y jamás cambió de dirección. Si murió en olor de multitudes sigue viviendo de nuevo en olor de santidad. Espejo y modelo a imitar por los seminaristas, sacerdotes y obispos de nuestra hora, del año 2000".

Así nació en 1957 el Instituto Secular de las Misioneras Apostólicas de la Caridad "para dar pan, amor y cultura a quienes no lo tenían". Precisamente este carisma especial basado en San Pablo le dio al Instituto una peculiaridad única en aquellos años: hacer posible la vida consagrada en el mundo también a personas enfermas, pobres de cultura y de medios económicos y quienes por causas similares no tenían cabida en ninguna institución de vida consagrada. Decía el fundador: "Con tal de que quieran ser santas". Iluminó un nuevo camino que enriqueció a la Iglesia al abrir el cauce de la consagración secular a personas que, en aquella época, no tenían acceso a ninguna forma de vida consagrada. Fue elegido por el Señor para un carisma netamente evangélico: también las personas enfermas, quienes procedían de ambientes de pobreza cultural y económica podían colaborar con Cristo en la Redención del mundo. Fue una persona piadosa, de grandes virtudes. Era de admirar su celo apostólico especialmente en la catequesis, en los pobres y enfermos, en los movimientos apostólicos eucarísticos y marianos y en la promoción de la vida espiritual y de consagración a Dios.

Fue nombrado obispo auxiliar de Oviedo y, posteriormente, trasladado a Tudela, una pequeña diócesis dependiente del arzobispado de Pamplona, en donde permaneció diez años. Falleció en 1972 en La Bañeza, dedicando los últimos años de su vida a sus preferidos: los enfermos y los pobres a quienes consideró su prioridad. En su lápida, una frase que resume cómo vivió: "Pasó haciendo el bien". La experiencia de un sacerdote tudelano expresa profundamente quién fue monseñor Ángel: "Cuando yo me enteré de que se preparaba el proceso de Don Ángel Riesco, me llevé una alegría tremenda, tremenda. Porque eso pienso que es justo. Aquí en Tudela demostró, en lo que pudo, que era un hombre de Dios, y yo creo que esto tiene que salir adelante. Dios tiene que empeñarse en que este hombre sea conocido, porque el que se humilla será ensalzado; esto es algo que siempre se cumple. Don Ángel Riesco se humilló y fue humillado hasta el extremo, por lo tanto tiene que ser ensalzado, lo tiene que poner Dios en el sitio que corresponde a un hombre de Dios ejemplar, cumplidor de su deber. Un hombre clarividente, abundante en ideas, trabajador, que hubiera hecho…, no sabemos. Dios lo quiso así, porque Dios se porta así con los santos".

Felicito, desde estas líneas, al Instituto de las Misioneras Apostólicas de la Caridad y doy gracias a Dios por la vida ejemplar de monseñor Ángel Riesco. Os invito a hacer realidad lo que centró la vocación de este nuevo Siervo de Dios: "Que el Amor de Cristo reine en el mundo". Creo que vuestra experiencia y testimonio es el mejor regalo que podéis ofrecer a Dios en agradecimiento a un hijo de la Iglesia que supo vivir y dar su vida con el gozo que produjo en su alma el evangelio del Amor y de la Misericordia.

Read more ►

lunes, 16 de septiembre de 2019

MARÍA ELENA CUSTODIO VERA, OBLATA DE MARÍA INMACULADA(1977-2019).LA VIDA PLENA Y SENCILLA DE UNA CONSAGRADA SEGLAR

0 comentarios

MARÍA ELENA CUSTODIO VERA, OBLATA DE MARÍA INMACULADA (1977-2019). LA VIDA PLENA Y SENCILLA DE UNA CONSAGRADA SEGLAR

 

María Elena Custodio Vera nació el día de la fiesta del apóstol Santiago, 25 de Julio de 1975, en Lima. Fueron sus padres Emilio Custodio Casiano (+ 4 de Julio de 2016) y Rosa Elena Vera Arias. Tuvo dos hermanos: Amelia Isabel y Julio César. Recibió la gracia bautismal en junio de 1977, en la parroquia Santa Catalina de Laburé de Villa María del Triunfo y su primera comunión el día 08/12/1986 en la capilla Santa Rosa de Villa María del Triunfo

Los estudios primarios los cursó en la Institución Educativa N° 6022" La inmaculada" Distrito Villa María del Triunfo, y los de Secundaria: Institución Educativa "Juana Alarco de Dammert" Distrito Miraflores.

El bachiller y licenciatura los realizó en la Universidad Católica Sedes Sapientiae, en la especialidad de Educación Secundaria: Filosofía y Religión. Tuve el honor de ser su profesor de Historia de la Iglesia y puedo dar fe de su aplicación, sencillez, cordialidad, compañerismo. En esta misma casa de estudios se diplomó en el postgrado de "Doctrina Social de la Iglesia" y en el 2010 siguió algunos cursos de la segunda especialidad en Psicología en la Facultad de Ciencias de la Salud.  – 2008

Se inscribió en el Colegio de Profesores del Perú CPP Nº 0110088283 Región Lima Metropolitana

Desde muy joven sintió el llamado a la vida consagrada y llegó a ingresar como religiosa de clausura en las Madres Franciscanas.

De igual modo, fue aspirante a la vida Misionera en la comunidad Villa regia en la Parroquia de la Trinidad Año 1990 al 1993.

Afanosa en la catequesis de niños y jóvenes, fue responsable de uno de los grupos de catequesis de bautismo en la Parroquia "La Trinidad" Mariano Melgar –  Villa María del Triunfo en la Capilla "Santa Rosa" Jardín II Zona del 2000 al 2001. Agente de pastoral de adultos en esta misma capilla del 2006 al 2011

En la pastoral educativa conformó el equipo en la Parroquia "Santa Catalina de Laburé" –  Villa María del Triunfo, junto al Párroco Padre Edgardo Colichon Vega "Misioneros Vicentinos", en el 2006.

Desde el 2002, gracias a la Resolución Directoral U.G.E.L. 01 Nº 4112 que le habilitó como Docente de Educación Religiosa – Ugel Nº 01 – S.J.M ejerció la docencia de enseñanza religiosa en varios colegios.

Por fin ingresó al Instituto Secular Oblatas Misioneras de la Virgen Inmaculada en la que cumplió a cabalidad el deseo de entrega en santidad y apostolado. Integró con la mayor servicialidad su tarea de secretaria del equipo coordinador de la FENIS durante varios años, participando en casi todas las actividades.

Su dolorosa enfermedad ha servido para evidenciar el temple de su carácter y la belleza de su alma, como nos comparte al final la directora de su Instituto.

Por fin, un 6 de septiembre del 2019, cerca de la fiesta de la Natividad de Santa María, se despidió de este mundo, con la gallardía y humildad con la que vivió, sin ruido, en silencio, como la vela que iba consumiendo para darnos luz y calor. Gracias, María, tu testimonio servirá de estímulo para nuestro compromiso. ¡Que goces del Amado como tantas veces nos manifestaste con tu perenne sonrisa!

J. A. Benito

Mensaje de la directora de su Instituto las Oblatas Misioneras de María Inmaculada

Ingresó en el Instituto el 8 de marzo 2007.  Realizó sus primeros votos el 15 de agosto del 2012. Su estabilidad en el Instituto fue el 15 de agosto del 2014.

María durante el periodo de su formación manifestó una profunda responsabilidad en todos sus compromisos asumidos con nuestro Instituto.  Su vida fue embellecida por diversos dones que nuestro Dios le otorgó: siempre disponible, servicial, muy atenta a los hermanos, acogedora, generosa con los otros y austera y sacrificada con ella misma.

Mujer positiva, incapaz de quejarse o criticar, María vivió nuestro carisma con una total disponibilidad a la voluntad de Dios para vivir el servicio con la ayuda de María y nuestra misión: "Manifestar el amor incondicional a toda persona en nuestra realidad cotidiana"

Personalmente tuve el privilegio de compartir con ella durante su corta vida Oblata. En reiteradas oportunidades le manifesté que aprendía mucho de ella, pues irradiaba mucha paz interior y su corazón humilde que, sin pretenderlo, producía admiración en aquellos que la conocían. Todas estas actitudes le favorecieron y le permitieron alcanzar la capacidad de moldear su vida a la espiritualidad de las oblatas de María Inmaculada particularmente la presencia de Dios, fue artesana de paz, irradió fidelidad y felicidad en medio de la adversidad.

María Elena es una de las oblatas que a tan corta edad vivió una plena consagración en medio del mundo nos precedió en el camino al cielo, como hemos lamentado su partida, no ha sido fácil dejarla ir a la casa del Padre, pero no dudamos que está en el cielo gozando de la presencia de Dios y de nuestra madre María a quien ella imitó con fidelidad.

A los miembros de la FENIS, deseo agradecerles por tantas muestras de cariño y por su gran apoyo a través de la oración.

El día de ayer le dimos el adiós final a nuestra querida María. La verdad que fue increíble y emocionante ver desfilar durante todo el día a hombres, mujeres, jóvenes, ancianos y niños que se despedían de ella, en un clima de constante oración y describieron perfectamente a María Elena que había incorporado tan fielmente en su vida a María de Nazaret. Los asistentes decían que María era humilde, sencilla, servicial, discreta, amable, comprometida con su parroquia y su comunidad.

María ha sido un testimonio de vida, ni siquiera su enfermedad le impidió realizar su apostolado en su parroquia, seguir trabajando de manera normal, no uso su enfermedad para faltar a su trabajo o compromisos parroquiales, fue impresionante percibir el inmenso cariño y dolor que sus amigos le tributaron. No me imaginaba que María, nuestra sencilla oblata tuviera tantos amigos, que fraternalmente la despedían.

Se celebró una misa de cuerpo presente antes de dirigirnos al cementerio, el padre la conocía desde que era niña, fue una bella celebración y me pidió de hacer la monición de entrada por María, para mí fue algo muy difícil y bajo esas circunstancias.

Su mamá, hermana, hermano y sus tres sobrinos sacando una fortaleza increíble, para acoger a tantas personas.

No dudo de la santidad de María, escuché de muchas personas que, en la hora de su muerte, la habían visto en sueños y otras que afirmaban que María se había despedido de ellas. Todavía tengo un nudo en el corazón, me cuesta dejarla partir.

María estuvo muy comprometida con la FENIS, hizo grandes amigos(as). Personalmente me siento profundamente agradecida por todo el cariño y el apoyo que constantemente le brindaron.

Siempre admiré en María su capacidad para irradiar nuestra espiritualidad, viviendo en su medio la presencia de Dios, el ser de servicio y la ausencia de crítica y queja inútil. Nos asombra como una persona tan frágil y menuda como María pudo tener tanta fortaleza y valentía para enfrentar esta difícil enfermedad, ni siquiera al final de su vida tomó alguna medicina para el dolor, y dejó este mundo como un ángel; para mí fue el milagro más grande que Dios le concedió.

Me sigo uniendo a sus oraciones y nuevamente les reitero mi gran cariño y gratitud por todas ustedes.

Muchas bendiciones.

Fraternalmente.

Flor Angélica Acuña Ríos

Oblata Misionera de María Inmaculada

 

Fotos con las Voluntarias de Dios, grupo agregado a las OMMI

 

Read more ►

domingo, 15 de septiembre de 2019

MARÍA ELENA CUSTODIO VERA, OBLATA DE MARÍA INMACULADA (1977-2019)

0 comentarios

María Elena Custodio Vera nació el día de la fiesta del apóstol Santiago, 25 de Julio de 1975, en Lima. Fueron sus padres Emilio Custodio Casiano (+ 4 de Julio de 2016) y Rosa Elena Vera Arias. Tuvo dos hermanos: Amelia Isabel y Julio César. Recibió la gracia bautismal en junio de 1977, en la parroquia Santa Catalina de Laburé de Villa María del Triunfo y su primera comunión el día 08/12/1986 en la capilla Santa Rosa de Villa María del Triunfo

Los estudios primarios los cursó en la Institución Educativa N° 6022" La inmaculada" Distrito Villa María del Triunfo, y los de Secundaria: Institución Educativa "Juana Alarco de Dammert" Distrito Miraflores.

El bachiller y licenciatura los realizó en la Universidad Católica Sedes Sapientiae, en la especialidad de Educación Secundaria: Filosofía y Religión. Tuve el honor de ser su profesor de Historia de la Iglesia y puedo dar fe de su aplicación, sencillez, cordialidad, compañerismo. En esta misma casa de estudios se diplomó en el postgrado de "Doctrina Social de la Iglesia" y en el 2010 siguió algunos cursos de la segunda especialidad en Psicología en la Facultad de Ciencias de la Salud.  – 2008

Se inscribió en el Colegio de Profesores del Perú CPP Nº 0110088283 Región Lima Metropolitana

Desde muy joven sintió el llamado a la vida consagrada y llegó a ingresar como religiosa de clausura en las Madres Franciscanas.

De igual modo, fue aspirante a la vida Misionera en la comunidad Villa regia en la Parroquia de la Trinidad Año 1990 al 1993.

Afanosa en la catequesis de niños y jóvenes, fue responsable de uno de los grupos de catequesis de bautismo en la Parroquia "La Trinidad" Mariano Melgar –  Villa María del Triunfo en la Capilla "Santa Rosa" Jardín II Zona del 2000 al 2001. Agente de pastoral de adultos en esta misma capilla del 2006 al 2011

En la pastoral educativa conformó el equipo en la Parroquia "Santa Catalina de Laburé" –  Villa María del Triunfo, junto al Párroco Padre Edgardo Colichon Vega "Misioneros Vicentinos", en el 2006.

Desde el 2002, gracias a la Resolución Directoral U.G.E.L. 01 Nº 4112 que le habilitó como Docente de Educación Religiosa – Ugel Nº 01 – S.J.M ejerció la docencia de enseñanza religiosa en varios colegios.

Por fin ingresó al Instituto Secular Oblatas Misioneras de la Virgen Inmaculada en la que cumplió a cabalidad el deseo de entrega en santidad y apostolado. Integró con la mayor servicialidad su tarea de secretaria del equipo coordinador de la FENIS durante varios años, participando en casi todas las actividades.

Su dolorosa enfermedad ha servido para evidenciar el temple de su carácter y la belleza de su alma, como nos comparte al final la directora de su Instituto.

Por fin, un 6 de septiembre del 2019, cerca de la fiesta de la Natividad de Santa María, se despidió de este mundo, con la gallardía y humildad con la que vivió, sin ruido, en silencio, como la vela que iba consumiendo para darnos luz y calor. Gracias, María, tu testimonio servirá de estímulo para nuestro compromiso. ¡Que goces del Amado como tantas veces nos manifestaste con tu perenne sonrisa!

José Antonio  Benito

 

ADIÓS A MARÍA CUSTODIO, OBLATA DE MARÍA INMACULADA

Estimados miembros de la FENIS:

Deseo agradecerles por tantas muestras de cariño y por su gran apoyo a través de la oración.

El día de ayer le dimos el adiós final a nuestra querida María. La verdad que fue increíble y emocionante ver desfilar durante todo el día a hombres, mujeres, jóvenes, ancianos y niños que se despedían de ella, en un clima de constante oración y describieron perfectamente a María Elena que había incorporado tan fielmente en su vida a María de Nazaret. Los asistentes decían que María era humilde, sencilla, servicial, discreta, amable, comprometida con su parroquia y su comunidad.

María ha sido un testimonio de vida, ni siquiera su enfermedad le impidió realizar su apostolado en su parroquia, seguir trabajando de manera normal, no uso su enfermedad para faltar a su trabajo o compromisos parroquiales, fue impresionante percibir el inmenso cariño y dolor que sus amigos le tributaron. No me imaginaba que María, nuestra sencilla oblata tuviera tantos amigos, que fraternalmente la despedían.

Se celebró una misa de cuerpo presente antes de dirigirnos al cementerio, el padre la conocía desde que era niña, fue una bella celebración y me pidió de hacer la monición de entrada por María, para mí fue algo muy difícil y bajo esas circunstancias.

Su mamá, hermana, hermano y sus tres sobrinos sacando una fortaleza increíble, para acoger a tantas personas.

No dudo de la santidad de María, escuché de muchas personas que, en la hora de su muerte, la habían visto en sueños y otras que afirmaban que María se había despedido de ellas. Todavía tengo un nudo en el corazón, me cuesta dejarla partir.

María estuvo muy comprometida con la FENIS, hizo grandes amigos(as). Personalmente me siento profundamente agradecida por todo el cariño y el apoyo que constantemente le brindaron.

Siempre admiré en María su capacidad para irradiar nuestra espiritualidad, viviendo en su medio la presencia de Dios, el ser de servicio y la ausencia de crítica y queja inútil. Nos asombra como una persona tan frágil y menuda como María pudo tener tanta fortaleza y valentía para enfrentar esta difícil enfermedad, ni siquiera al final de su vida tomó alguna medicina para el dolor, y dejó este mundo como un ángel; para mí fue el milagro más grande que Dios le concedió.

Me sigo uniendo a sus oraciones y nuevamente les reitero mi gran cariño y gratitud por todas ustedes.

Muchas bendiciones.

Fraternalmente.

Flor Angélica Acuña Ríos

Oblata Misionera de María Inmaculada

FOTOS: Bautizo, primera comunión, con su mamá

Read more ►

sábado, 14 de septiembre de 2019

ADIÓS A MARÍA CUSTODIO, OBLATA DE MARÍA INMACULADA

0 comentarios

ADIÓS A MARÍA CUSTODIO, OBLATA DE MARÍA INMACULADA

Estimados miembros de la FENIS:

Deseo agradecerles por tantas muestras de cariño y por su gran apoyo a través de la oración.

El día de ayer le dimos el adiós final a nuestra querida María. La verdad que fue increíble y emocionante ver desfilar durante todo el día a hombres, mujeres, jóvenes, ancianos y niños que se despedían de ella, en un clima de constante oración y describieron perfectamente a María Elena que había incorporado tan fielmente en su vida a María de Nazaret. Los asistentes decían que María era humilde, sencilla, servicial, discreta, amable, comprometida con su parroquia y su comunidad.

María ha sido un testimonio de vida, ni siquiera su enfermedad le impidió realizar su apostolado en su parroquia, seguir trabajando de manera normal, no uso su enfermedad para faltar a su trabajo o compromisos parroquiales, fue impresionante percibir el inmenso cariño y dolor que sus amigos le tributaron. No me imaginaba que María, nuestra sencilla oblata tuviera tantos amigos, que fraternalmente la despedían.

Se celebró una misa de cuerpo presente antes de dirigirnos al cementerio, el padre la conocía desde que era niña, fue una bella celebración y me pidió de hacer la monición de entrada por María, para mí fue algo muy difícil y bajo esas circunstancias.

Su mamá, hermana, hermano y sus tres sobrinos sacando una fortaleza increíble, para acoger a tantas personas.

No dudo de la santidad de María, escuché de muchas personas que, en la hora de su muerte, la habían visto en sueños y otras que afirmaban que María se había despedido de ellas. Todavía tengo un nudo en el corazón, me cuesta dejarla partir.

María estuvo muy comprometida con la FENIS, hizo grandes amigos(as). Personalmente me siento profundamente agradecida por todo el cariño y el apoyo que constantemente le brindaron.

Siempre admiré en María su capacidad para irradiar nuestra espiritualidad, viviendo en su medio la presencia de Dios, el ser de servicio y la ausencia de crítica y queja inútil. Nos asombra como una persona tan frágil y menuda como María pudo tener tanta fortaleza y valentía para enfrentar esta difícil enfermedad, ni siquiera al final de su vida tomó alguna medicina para el dolor, y dejó este mundo como un ángel; para mí fue el milagro más grande que Dios le concedió.

Me sigo uniendo a sus oraciones y nuevamente les reitero mi gran cariño y gratitud por todas ustedes.

Muchas bendiciones.

Fraternalmente.

Flor Angélica Acuña Ríos

Oblata Misionera de María Inmaculada

Read more ►
 

Copyright © Confederación de Institutos Seculares de America Latina Design by O Pregador | Blogger Theme by Blogger Template de luxo | Powered by Blogger